Entre mi mat y yo

Hay una magia especial al hacer yoga, es un sentimiento que solo quienes han empezado la practica pueden percibir, pero a veces es difícil de explicar y transmitir a otros. Es un sentimiento en el que las palabras se quedan cortas, porque suceden cosas en tantos niveles que al decirlas pierden su valor. Es una experiencia muy personal, porque se vive desde la esencia de cada uno y te hace mirarte por dentro y por fuera borrando en ocasiones, los limites entre uno y otro, regalándonos atisbos del ser completo que somos, de lo integrados que estamos y de sentirnos parte de algo mas grande. Una sensación de bienestar y éxtasis.

Al hacer yoga, vemos también lo cambiantes que somos, cada día de practica es una vivencia diferente de nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra conexión con lo que nos rodea. Nos descubrimos en la flexibilidad en nuestro cuerpo pero también de nuestra mente, en el equilibrio y la estabilidad de nuestro ser físico y mental, en las fuerzas que tenemos para este día, en la intensidad y resistencia con que buscamos alcanzar una postura desafiante, correr el límite, avanzar.

Es adictivo, porque en nuestro cerebro y en todo nuestro cuerpo se estimula cada célula y cada órgano con el flujo de la energía que se mueve al respirar de manera consciente y prestar atención a cada postura, nuestro ser agradece el regalo que nos hacemos y quiere mas.

entre-mi-mat-y-yoAl final, lo que sucede en la practica se queda entre mi mat y yo, es un viaje que realizamos juntos incluso desde que esta guardado esperando el momento en que me decida a iniciar. Me observa desde mi armario, me llama para decirme que no postergue mi encuentro conmigo, me recuerda su promesa de un gran momento de descubrimiento. Me dice “no desprecies tu regalo hoy”.

Al extenderlo sobre el piso, mi corazón palpita, se llena de expectativa, de curiosidad. ¿Quien seré hoy? ¿Cuáles serán los desafíos? ¿Cuáles los logros?

Durante la practica vamos compartiendo cada una de las respuestas a esas preguntas, mi cuerpo y mi mente le hablan, le cuentan, le piden motivación, le confiesan, se muestran vulnerables, a veces se rinden.

Al momento de la relajación, juntos hacemos el balance de lo ocurrido, siempre con la satisfacción del regalo recibido, con la consciencia de quien soy hoy para vivir mi día y con algunas alertas que se prendieron durante la sesión a las que debo prestar atención para continuar mi camino hacia el equilibrio, hacia mi fuerza y poder interior.

mat-armarioCargado con lo que soy, con mis secretos, con mis luchas, testigo de toda aquella conversación interna entre mi cuerpo y mi mente, mi mat vuelve al armario, deseándome lo mejor para este día, siendo el símbolo que me recuerda el regalo que siempre puedo hacerme.

Mi mat ya esta un poco desgastado, ha cambiado de color y huele a mi, lo miro con agradecimiento porque su desgaste es la muestra de mi esfuerzo y persistencia, también del placer que siento al encontrarme; pronto tendré que cambiarlo, pero se que la memoria de nuestras conversaciones se hará evidente en la nueva yo que soy cada día y mi nuevo mat las almacenara todas.

Claudia

Anuncios

Dime lo que piensas... ¡Comparte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s